agosto 12, 2020

Las huellas del jardín (Parte 9)

Leer «Las huellas del jardín (Parte 8)» o Leer desde el principio

Al llegar a Ralaura, Jolene paró en el centro del parque chocolero, donde todos los habitantes de Ralaura estaban reunidos en silencio. En el centro del círculo que habían creado había una pequeña flor con miles de pequeñas hojas, cada una de un color, a cada cual más brillante que la anterior. Todos miraban a aquella flor. Jolene le explicó que cuando alguien de Ralaura moría, una flor aparecía, ante ella todos presentaban sus respetos y despedían al amigo perdido.

Jolene extendió su mano hacia Rocío, y cuando esta la cogió, empezó a andar hacia el centro del círculo donde la flor por Kandur había nacido.

Todos se giraban para mirarla, algunos decían palabras de ánimo, muchos de ellos se acercaron a abrazarla. Al llegar al centro, todos se quedaron en silencio mirándola y entonces Kimer, empezó a hablar:

  • Rocío sentimos lo de Kandur, pero queremos que sepas que no ha sido culpa tuya y que ninguno de los aquí presente te culpa de nada. Al contrario es por ti que nuestro hogar ha vuelto a crecer y no podemos estar más agradecidos. Lo que han hecho no servirá para acallarnos, al contrario, todos estamos decididos a luchar contra ellos y necesitamos que tú nos ayudes, si es que aun quieres luchar con nosotros.

Rocío no podía contener las lagrimas, se sentía sobrecogida de que todas aquellas criaturas a las que había conocido tan solo unos meses atrás le estuvieran brindado su apoyo. Sentía que tenía que seguir luchando, por mucho miedo que tuviera, ella había empezado todo aquello y ahora no podía abandonarles. Tenía que hacerlo por todos ellos y por Kandur.


Rocío estaba decidida a salvar Ralaura y a vengar a su amigo Kandur, pero entonces recordó lo que éste le había dicho al conocerse, cuando todo había empezado. «Lo más importante son los niños.»

Con esto en mente se dio cuenta de que había mucho más en juego, lo que tenía que hacer era conseguir cambiar el modo en el que se estaba educando a los niños. Educarlos en un ámbito en el que la imaginación, y la creatividad tuvieran más importancia. Y por supuesto tenía que llegar a muchos más niños. Esa sería la manera de acabar con los hombres grises, y su fuerza.

Decidida a liderar el cambio, habló con sus compañeros, los cuales la apoyaron. Después se dirigió al director de su escuela para intentar conseguir su colaboración. Si quería llegar a muchos más colegios, necesitaría toda la ayuda que pudiera conseguir.

Le costó varias semanas, pero muchos de los colegios de su ciudad se interesaron por el modelo de enseñanza, y decidieron implementarlo poco a poco en sus aulas.

Continuará…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: